martes, 11 de junio de 2013

El tesoro más preciado de Drácula

Voy a tocar el tema vampírico con dos libros que, según mi apreciación, reflejan con mucha propiedad al personaje conocido como el mayor "chupasangre" -mal término aplicado- en la literatura. Lógicamente nos referimos a Vlad III (1431-1476), príncipe de Valaquia, llamado Țepeș (en rumano, Empalador) y conocido en la actualidad como Drácula.



No haré referencia a otros libros donde se falsea al vampiro como simple asesino hematófago y con aversión a la luz solar -entiéndase aquellas obras romanticonas y donde incluso hasta un vampiro "brilla" (¡Dios mío!) cuando está frente al sol-. Hablaré sobre dos obras bien elaboradas, con una narrativa excelentemente detallada y cada una con un siglo de por medio de haberse escrito y publicado.  

La primera novela que comentaré es súper famosa, ha sido versionada en innumerables formas y estilos artísticos, así como ha dado pie a la verdadera .  es sobre  quien sacó a la luz literaria a este personaje escondido de las historias medievales de Europa del Este, el irlandés Bram Stoker. 


Su obra más famosa, "Drácula" (1897), es una novela con una narrativa particular: no existe un punto de vista fijo del narrador pues la obra se basa en relatos "recogidos" de escritos de los personajes -como el diario de Jonathan Harker-, así como notas periodísticas. Además, el desarrollo de la historia crece con muchos detalles interesantes, los cuales nunca dejan de explicar el motivo de Drácula en Rumania y luego en Inglaterra. El principal propósito y las acciones de este personaje asombran, aterran y fascinan en toda su expresión. Una obra que es fácil de leer -pensé que por lo antigua, podía ser pesada pero no es así- y aun más sencilla para entender. 

Antes de leer "Crónicas vampíricas" de Anne Rice, "Diarios vampíricos" de L.J. Smith o "Crepúsculo" de Stephenie Meyer, recomiendo con total confianza adentrarse en el personaje de Drácula y se entenderá por qué los vampiros son malos por naturaleza.

Esto me da pie para hablar sobre la segunda obra referente a nuestro amigo Vlad. Ahora nos transportamos a una novela ambientada durante la Guerra Fría, con varios escenarios de Europa y una trama interesante. Se trata de "La historiadora" (2005), de Elizabeth Kostova. 



Su autora -no se confundan, estadounidense, pues su apellido de soltera es Johnston- nos traslada a cuatro escenarios temporales distintos, pero entrelazados en una misma acción. La novela no solo es muy interesante sino que, además de dividir las historias en dos líneas de hechos que parecen bailar al unísono en tiempos distintos, mantienen la intriga hasta el final. Con algo de romance y muchísimas escenas de acción, esta novela -que, según su autora, tardó 10 años en redactarla- se lleva por delante a cualquier otra pues descubrimos cuál es el verdadero tesoro de Drácula y tanto para mi pana Vlad como a mí, me parece el mejor tesoro que se pueda estimar en lo material. Eso lo encontrarán al final de esta novela.


Quienes deseen algunas de estas obras que mencioné, solo escriban su correo y se las enviaré en digital de forma gratuita.